Preacher

Exchange

7 Pascua

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

5.13.18

Hechos 1: 15-17, 20-26

1 San Juan 4; 11-16

Juan 17: 11-19


 

Las palabras de Jesús en el Evangelio nos tocan el corazón.  Es una manifestación del cariño que Jesús les tenía a sus discípulos.  Es parte de la oración de Jesús al momento de la última cena.  Es la noche antes de su muerte, y Jesús está pidiendo a su Padre protección por sus queridos amigos.    Pide que ellos tengan la misma unidad con el Padre que El mismo tiene.  Pide que ellos sigan fieles y que ninguno se pierda. 

 

Jesús sabe que los discípulos iban a pasar por un crisis grave cuando El pasaría por su pasión y muerte.  Estos amigos y compañeros iban a quedarse confundidos, desilusionados, decepcionados.  Van a experimentar un sentido de abandono, mismo después de la Resurrección.   Van a sentir un vacio con la ausencia de Jesús, y van a querer que las cosas fueras como antes.  Su mundo va a cambiar completamente y la seguridad de su fe sufrirá.  Jesús toma todo esto en cuenta en su oración. 

 

En su oración, Jesús dice, “…digo estas cosas para que mi gozo llegue a su plenitud en ellos.”  Habla de gozo, de alegría, de plenitud, sabiendo que estos discípulos, escogidos y queridos, tendrán que repensar sus prioridades, cambiar su estilo de vida, y crear una comunidad nueva.  Los discípulos, alrededor de la mesa, no tienen ningún idea de lo difícil que van a vivir, pero Jesús si, sabe, y ofrece esta oración cariñosa a su Padre. 

 

Podemos ver en la situación de los discípulos un reflejo de nuestra vida.  Hay momentos en nuestra vida cuando estamos confundidos, desilusionados y decepcionados.  Muchas veces, después de la muerte de un ser querido, la traición de un esposo, la decepción de un compañero, la pérdida de un trabajo, o un diagnosis de una enfermedad grave, nos quedamos perdidos.  Nuestra vida cambia por completo y no tenemos la seguridad que tuvimos antes.  No nos gusta la nueva vida, pero no podemos cambiarla.

 

Es en estos momentos cuando debemos recordar esta oración de Jesús.  El les tenia gran compasión por sus amigos, y ofreció su suplica al Padre en su nombre.  Podemos estar seguros de que Jesús está siempre a nuestro lado, intercediendo al Padre en nuestro nombre.  Es una nueva etapa en nuestra vida, y tenemos que construir de nuevo una fe que nos guiará durante este tiempo.  Como los primeros discípulos, tendremos que aceptar el desafío de lo nuevo y hacer nuestra parte en la creación del Reino de Dios aquí en la tierra.

 

Esta linda oración nos ofrece los deseos de Jesús en el momento más profundo de su vida.  Jesús  quiere para los discípulos y para nosotros una unidad completa con su Padre, una alegría y gozo que no se quita, y una entrega a la Verdad.  El dijo que El mismo es la Verdad, la perfecta imagen de su Padre.  En eso encontramos nuestra vocación y nuestra seguridad.

 


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com


 

Palabras para Domingo Archivo
PENTECOSTÉS 7 Pascua 6 Pascua 5 Pascua 4 Pascua 3 Pascua


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2018Dominican Friars

  Free Web Hit Counter