Preacher

Exchange

29 DOMINGO

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Homilías Dominicales Archivo

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Homilías DOMINICALES


Queridos predicadores:

 

Tuve la dicha de asistir en la gran asamblea del “V Encuentro Nacional de Pastoral Hispana/Latina”.  Las charlas hicieron hincapié en el hecho que todos nosotros cristianos somos discípulos-misioneros.  A decir, es de todos nosotros seguir a Jesús tanto en la proclamación del evangelio como en la formación de nuestra persona.  En las lecturas de este domingo tenemos una vislumbre privilegiada de él enseñando a sus discípulos.  Espero que mi intento a la continuación de presentar a Jesús ayude a otros prepararse a seguirlo.

 

En Cristo,

Carmelo, O.P.


 

EL VIGÉSIMO NOVENO DOMINGO ORDINARIO, 21 de octubre de 2018

 

(Isaías 53:10-11; Hebreos 4:14-16; Marcos 10:35-45)

 

El Beatle George Harrison cantaba una canción que ha resonado con mucha gente.  Decía: “Realmente quiero conocerte, Señor”.  Ha sido el deseo de cristianos a través de dos milenios.  ¿Cómo era realmente Jesús?  ¿Era hombre siempre serio o pudo ser juguetón también?  La Carta a los Hebreos describe a Jesús como persona como nosotros, menos el pecado, “capaz de compadecerse de nuestros sufrimientos”.  Entonces evidentemente era compasivo.  El evangelio de hoy nos lo presenta como a la vez sabio y sobrio.  Podemos añadir aun un poco ligero.

 

Los hermanos Zebedeo acuden a Jesús con una pregunta manipuladora.  Dicen: “’Maestro, queremos que nos concedas lo que vamos a pedirte’”.  Parecen como el joven que viene a su papá con el deseo de tomar el coche familiar.  En lugar de pedírselo directamente, se anda con rodeos.  Pregunta: “Papá, ¿vas a ocupar el coche esta noche?”  Si el hombre no tiene intención para utilizar el vehículo, entonces tendría que someterse a la petición que seguirá.  Pero si el padre va a salir con el coche, el joven ahorrará su petición para otra ocasión.  Jesús muestra la perspicacia por evitar ser atrapado.  No se hace enojo con Santiago y Juan.  Simplemente les responde con su propia pregunta: “’¿Qué es lo que desean?’”

 

Si Jesús se presenta a sí mismo como humano en el mejor sentido de la palabra, los hermanos se presentan a sí mismos como humanos en un sentido malo.  Después de escuchar a Jesús hablar del Reino de Dios, quieren que les nombre para los primeros puestos junto con él.  No lo oyeron decir que tendría que sufrir horriblemente para realizar el Reino.  Jesús les recuerda de la eventualidad con la pregunta: “’¿Podrán pasar la prueba que voy a pasar…?’”  Los hijos de Zebedeo dicen que sí pero se puede dudar que hayan perdido su ilusión que el Reino será obtenido de poco costo.

 

Así nosotros tenemos dificultad aceptar nuestra cruz.  Pensamos que simplemente por ser discípulos de Su Hijo, Dios nos protegerá de las tribulaciones de la vida.  Entonces cuando nos encontremos sin trabajo o cuando las deudas no parezcan terminar a amontar, nos hacemos listos a dejar la fe en Jesucristo como apariencia.  En lugar de sufrir con paciencia contando con Jesús para apoyarnos, queremos abandonarlo como si fuera un viento pasajero.  De una manera somos como los otros diez discípulos.  Como ellos se indignan cuando se dan cuenta de la petición atrevida de los hermanos Zebedeo, nosotros lo consideramos injusto cuando sufrimos muchas adversidades. 

 

A pesar de sus inquietudes, Jesús insiste que sus discípulos sigan adelante en el servicio.  Vengan como vengan las insolencias, tienen que sacrificarse como el Siervo Doliente en la primera lectura.  El Siervo sufre por el bien de los demás, y Dios lo premiará con una vida larga.  Jesús lo imita y experimenta más que la vida extendida.  Cuando da la vida por sus seguidores, Dios Padre lo resucita a la vida eterna.  A lo mejor no experimentaremos el martirio como Jesús.  Nuestro reto es seguirlo alegremente en el servicio para que participemos en su destino.

 

Tal vez nos parezca curioso que los evangelistas no cuentan nada de la apariencia de Jesús.  Querríamos saber el color de sus ojos, su altura, las lenguas que hablaba y otros detalles.  Pero este tipo de cosas nos les importan a Mateo y Marcos, a Lucas y a Juan.  Lo describen por sus virtudes: sabio, valiente, sobre todo compasivo.  No tenemos que querer conocerlo, lo conocemos.  Lo conocemos por estas historias evangélicas y por los reflejos de él en los santos.  Ya tenemos que seguirlo en el servicio. 

 


 

Para la información sobre cómo a darse de baja, suscriba y termine la

información sobre nuestros servicios vaya a http://www.preacherexchange.com

 

Semana 1 "Sr Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>

Semana 2 "Ángel F. Méndez Montoya, OP" <mendezaf@hotmail.com>

Semana 3 "Carmen Mele, OP"  <cmeleop@yahoo.com>

Semana 4  "Charlie Johnson OP" <cjohnson@opsouth.org>

Semana 5  "Fr. Jorge Rativa OP" <jrativa@opsouth.org>

--------------------------------------------------------------

Homilías Dominicales mailing list:

List Management: "Fr. John Boll, OP" <preacherexchange@att.net>

 


Homilías Dominicales Archivo


CRISTO REY 33 DOMINGO 32 DOMINGO 31 DOMINGO 30 DOMINGO 29 DOMINGO


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2018Dominican Friars

  Free Web Hit Counter