Preacher

Exchange

Palabras para Domingo

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

12.16.18

 

Sofonías 3: 14-18

Filipenses 4: 4-7

Lucas 3: 10-18

 


 

Hoy escuchamos las lindas palabras, “Gózate y regocíjate de todo corazón, Jerusalén…”  Nos recuerda que Adviento es un tiempo de alegría, no principalmente porque anticipamos la fiesta del nacimiento de Jesús, sino porque Dios ya está en medio de nosotros.  Es lo que proclama el profeta Sofonías, un profeta que estaba animando a un pueblo que ha vivido la realidad de guerra, destrucción, y desplazamiento.  Era un pueblo que había sufrido físicamente y había perdido la esperanza.  Sin embargo, el profeta les exhorta que no teman porque el salvador poderoso está en medio de ellos.

 

El mensaje era que mientras que Dios estaba con ellos, el pueblo pudo crear una nueva vida.  En la presencia de Dios, no hay nada que les pueda dominar.  No están culpables de nada; ellos pueden vivir renovados en el amor de Dios.  Ellos tenían la posibilidad de decidir.  Pudieron seguir como antes, como captivas, o pudieron poner su confianza en Dios y vivir ‘como en los días de fiestas’.

 

Estas palabras nos vienen cuando más las necesitamos.  Durante las últimas semanas, vimos las tragedias en las fronteras de nuestro país, en el ambiente medio y en la violencia que lleva a la muerte.  Muchos de nuestros ciudadanos viven con miedo, sospecho y un deseo de venganza.  Hasta los políticos están usando estas tragedias para promover sus campañas y reforzar una actitud de odio.  Como los residentes de Jerusalén en el tiempo de Sofonías, somos un pueblo que necesita palabras de ánimo y alegría.    

 

Seguramente nos preguntamos “¿Cómo?”  ¿Cómo es posible tener confianza y alegrarse en medio de tanta tragedia?  Tenemos que asegurarnos con las palabras del profeta, es posible porque Dios está en medio de nosotros.  Dios ya ha venido y nos ha dejado el Espíritu Santo.  Tenemos el poder de hacer llegar el reino de Dios. 

 

El Evangelio nos presenta la pregunta que Juan el Bautista hace a la gente: “¿Que debemos hacer?”  Nos enseña que el Reino de Dios no llega sin nuestra participación.  No podemos estar sentados con los brazos cruzados esperando que Dios haga milagros.  Lo que tenemos que hacer no es extraordinario.  Juan no pidió actos heroicos de la gente, sino que vivieran con justicia y compasión.  Este es el mismo mensaje que escuchamos hoy.

 

¿Cómo se puede traducir la admonición de Juan el Bautista hoy?  Tal vez la manera más sencilla es decir que debemos vivir sin arrogancia, la arrogancia de creer que merecemos más que otros.  Hay que reconocer que todo lo que tenemos es regalo de Dios.  No tenemos derecho a más que lo necesario de los hijos/as de Dios, ni como individuos ni como país.  Cada uno está llamado a dejar el resentimiento, el odio y la violencia.   Y cada vez que aportemos nuestra parte al bien común, el Reino de Dios se hace más fuerte. 

 

El mensaje de hoy es claro, debemos vivir con alegría, porque Dios ya está en medio de nosotros.

 

 


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com


 

Palabras para Domingo Archivo
III Domingo de Adviento II Domingo de Adviento I Domingo de Adviento CRISTO REY 33 DOMINGO 31 DOMINGO


Home Contact Us Site Map St. Dominic

  ©Copyright 2005 - 2019Dominican Friars

visitor counter